Home No Ficcion • Download El constructivismo etico by Carlos Santiago Nino PDF

Download El constructivismo etico by Carlos Santiago Nino PDF

By Carlos Santiago Nino

Show description

Read or Download El constructivismo etico PDF

Similar no-ficcion books

Veo Una Voz

Oliver Sacks se interna ahora en el insondable silencio de los sordos por medio de una comunidad que existio durante mas de dos siglos en Massachusetts, en l. a. que habia una forma de sordera hereditaria. Asi, los que podian oir eran «biling? es», y podian pensar y hablar de viva voz y tambien en el lenguaje de se?

Extra resources for El constructivismo etico

Example text

Cuando cumplió su condena en prisión, el hombre fue a ver a Shichiri y se convirtió en su discípulo. 45. CORRECTO E INCORRECTO Cuando Bankei guardaba sus semanas de retiro para meditar, pupilos de todas partes de Japón acudían a hacerle compañía. QXD 12/3/06 22:30 Página 55 101 HISTORIAS ZEN de esas reuniones, un pupilo fue sorprendido robando. El asunto se llevó a Bankei con la petición de expulsar al culpable, pero Bankei hizo caso omiso del asunto. Poco después, el mismo discípulo fue sorprendido en un acto similar, y de nuevo Bankei se desentendió del tema.

Agarrándose a la parra con una mano, alcanzó la fresa con la otra. ¡Qué deliciosa estaba! 19. EL PRIMER PRINCIPIO Cualquiera que vaya al templo de Obaku, en Kioto, verá grabadas sobre la puerta de entrada las palabras «El Primer Principio». Las letras tienen un tamaño inusualmente grande, y aquellos que aprecian la caligrafía, siempre las admiran como una obra maestra. Las realizó Kosen hace doscientos años. Cuando las creó, el maestro las dibujó sobre un papel, a partir del cual se hizo el tallado de mayor tamaño sobre la madera.

Toyo deseó practicar también zazen. «Espera un poco», dijo Mokurai. «Aún eres demasiado joven». Pero el muchacho insistió, de modo que el maestro finalmente consintió. Por la tarde, el pequeño Toyo fue a la hora prevista al umbral de la habitación de zazen de Mokurai. Hizo sonar el gong para anunciar su presencia, realizó tres veces la reverencia en la puerta, y fue a sentarse junto al maestro en actitud de respetuoso silencio. «Puedes escuchar el sonido de dos manos cuando aplauden», dijo Mokurai.

Download PDF sample

Rated 4.01 of 5 – based on 12 votes

Author:admin